jueves, 3 de diciembre de 2009

Ciego no es el que no ve, ciego el que no quiere ver la REALIDAD.

Soy aficionada a la búsqueda de videos en youtube y de libros y me he encontrado una película llamada: Blindness , estrenada en el 2008.
Muchos la critican y no la creen con potencial ni reflejo de lo que la novela originalmente quería transmitir. Muchos prefieren que quede la imaginación y las palabras del Famoso José Saramago, sin embargo el mensaje queda claro y puedes llegar a descubrir la esencia y el objetivo tanto de la película como del libro.
Estamos hablando de “Ensayo sobre la Ceguera “para muchos críticos, la mejor novela del premio Nobel portugués José Saramago (1922).
En cierto modo, se podría estar hablando de una novela de terror, esto debido a los acontecimientos que suceden. Que es ya conocida por muchos y que ha causado mucha controversia y exaltación departe de muchos críticos, evidentemente por sus contenidos tan relacionados la cotidianidad.
Relata cómo una extraña epidemia de ceguera azota todo un país. Un pobre hombre que espera en su coche frente a un semáforo es el primero en padecerla y a partir de entonces se extiende cada vez más rápidamente entre la población. Los afectados son puestos en cuarentena, pero resulta imposible contener la enfermedad y las calles acaban llenándose de ciegos que son víctimas de este inexplicable mal consistente en una infinita ceguera blanca, como un mar de leche. A medida que aumenta el temor y la crisis en el país, gradualmente las personas se convierten en presa de los más bajos instintos del ser humano, llegando a los extremos más miserables.
El profundo egoísmo que marca a los distintos personajes en la lucha por la supervivencia, se convierte en una parábola de la sociedad actual, trascendiendo así el significado de ceguera más allá de la propia incapacidad de ver sino el de la INCAPACIDAD para sobrevivir en un mundo en donde vivimos y sobrevivimos para nosotros, sumamente egocéntricos.
Uno de los numerosos protagonistas de la trama, por alguna circunstancia no descrita por el autor, no se contagia de la enfermedad y para acompañar a su cónyuge finge sufrirla. Este personaje se convertirá en el "guía" colocado en la obra no solamente para los enfermos de la narración, sino para que los lectores nos hagamos muchas preguntas. En especial: ¿cuál sería nuestro grado de responsabilidad como personas que "vemos la luz" en un mundo de ciegos?
Nos deja muchas interrogantes, el vivir en una sociedad que vive en una CEGUERA constante, no vemos la realidad solo la nuestra, el ciego sabe y conoce más de lo que nosotros mismos vemos ya que olvidamos ver con el alma y vemos con ojos egoístas.

2 comentarios:

Anansi dijo...

Los ciegos eran otros, esos que aún viendo, no quieren ver

Maria dijo...

Muy cierto.. estamos ante una sociedad CIEGA... NO ven las barbaridades, centradas en el consumismo el egoismo y todo lo relacionado con la supervivencia individual. Hay que creer en que el cambio empieza por uno mismo y que estamos en este lugar por algo y por alquien.

Gracias por tu cometario Anansu