miércoles, 12 de agosto de 2009

De la mano con la naturaleza

La naturaleza siempre ha sido la que nos saca como dicen de “apuros”; la naturaleza fue una de las estrategias que utilizaban los primeros seres sobre la tierra para trabajar con ella y crear maravillas. Y es gracias a ella que somos lo que somos. El ser humano vive en un mundo tan materialista y artificial que ya no sabe para donde ir, todo lo ha hecho y no se llena con nada. Por ello ha retrocedido y ha buscado en lo natural las soluciones a muchas de las situaciones de su vida.
Es gracias a ello que han surgido diversas terapias que buscan mejorar la calidad de vida de las personas.
La hipoterapia es una es una actividad rehabilitadora, reconocida en todo el mundo. Consiste en aprovechar los movimientos tridimensionales del caballo para estimular los músculos y articulaciones. Además, el contacto con el caballo, aporta facetas terapéuticas a niveles cognitivos, comunicativos y de personalidad.
Esta terapia, se emplea de forma sistemática desde los años 50 - 60, aunque sus ventajas se conocen desde tiempos muy antiguos. Los antiguos griegos, entre ellos Hipócrates, aconsejaban la práctica de la equitación para mejorar el estado anímico de las personas con enfermedades incurables y más tarde, en el siglo XVII, algunos médicos recomendaban montar diariamente a caballo para combatir la gota. Del griego "Hippos" (caballo), la hipoterapia, es una alternativa terapéutica que aprovecha los movimientos del caballo para tratar diferentes tipos de afecciones. Es un entrenamiento especial físico, que se puede usar terapeuticamente como tratamiento médico, para pacientes con disfunciones de movimiento y otras enfermedades.
Por su naturalidad, la equitación terapéutica, influye a la persona en su totalidad y el efecto en todo el cuerpo, puede ser profundo. Por tanto, una progresión natural fue desarrollándose por todo el mundo, en la aplicación del caballo medicamente. La terapia ocupacional con un caballo adecuado, requiere de una consulta para establecer el programa, dirigir específicamente las sesiones a las áreas de planificación motora e integración sensorial del paciente. El caballo, se selecciona para los pacientes cuidadosamente por sus movimientos y su comportamiento. El paciente, en función de las indicaciones del terapeuta, puede adoptar diferentes posturas en el caballo en diferentes sesiones.

2 comentarios:

Nury dijo...

Hola, les cuento que en el Centro de Educación Especial Santa Ana, se cuenta con un programa de equitación para nuestros estudiantes desde hace unos 10 años, como un esfuerzo de las docentes y terapeutas, y con el apoyo actualmente de la Escuela de equitación Antares en San Rafael de Alajuela.
Sin duda los beneficios son muy grandes, en mi caso siempre defiendo el servicio de equino para los estudiantes con mayor compromiso motor, dado que aunque fuera solo a nivel recreativo tiene mayor impacto en ellos y es una de las pocas opciones con que cuentan en relación con otros estudiantes con menor compromiso motor.
Me gustaría saber en que otros lugares de Costa Rica practican la equinoterapia, a lo mejor podemos compartir experiencias.
Saludos, Nury Carvajal

Marcelo dijo...

Hola Nury!
Me parece genial lo de la equinoterapia, para serte sincero desconozco de lugares donde se realice este tipo de actividad, pero siempre he creido que el contacto con animales es muy importante para todos, pero en especial para las personas con discapacidad, sea terapia con perros para personas con problemas emocionales, equinoterapia para personas con compromiso motor.
Son buenas iniciativas!